Suscribete a nuestro boletín

Recibe por correo electrónico todas las novedades sobre María José Celemín

María José Celemín - Recital "El Dios de las Praderas Verdes - Nueva York, en casa"

TEORIAS de PATANJALI en "El DIOS de las PRADERAS VERDES"

Una de las teorías de Patanjali apuntada en la actualidad por el líder espiritual Dr. Pillai cuyas enseñanzas y teorías son enseñadas en el Centro Pillai, en Chennai, en la India, aparece como uno de los temas centrales en la novela.

"Manipulando el espacio se puede manipular el tiempo". Éste es un principio descubierto por Patanjali hace tres mil años, que el doctor Pillai en la India, y quien fue maestro de Wayne Dyer, que editó el audio best-seller con la meditación "Ah", gracias a las enseñanzas de Pillai, y en "El Dios de las Praderas Verdes" el lector puede ver cómo Victoria, la protagonista, cambia de identidad cuando llega a Nueva York desde Castilla y León. La mirada que tiene sobre sí misma cambia cuando llega a Nueva York, porque la imagen que le devuelve la sociedad de Nueva York, que es una sociedad abierta, dinámica, dispuesta a ver y reconocer el verdadero espíritu de Victoria, esa imagen de ella misma, en Nueva York, es la que corresponde a su verdadero espíritu e identidad, y no la vestimenta que Castilla y León le estaba poniendo desde sus propios prejuicios y constricciones. Manipulando el espacio Victoria consiguió manipular el tiempo y vivir en otra dimensión donde podía expandir su conciencia y su espíritu, y donde el tiempo y la felicidad de poder ser y vivir su identidad era una realidad en el día a día.

Lo SOBRENATURAL y la EXPERIENCIA MÍSTICA
La vivencia intensamente espiritual de Victoria provoca que, a lo largo de la novela, emerjan situaciones que van más allá de la experiencia física y material. Situaciones que suceden en el plano sobrenatural, en la dimensión a la que han tenido acceso quienes iniciaron una vía de conocimiento y del espíritu para llegar a la Unión con Dios y lo consiguieron. Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, Patanjali en la India, santos y míticos sufíes musulmanes como Mevlana Rumi o Ibn Arabi, todos nos cuentan lo mismo.