Suscribete a nuestro boletín

Recibe por correo electrónico todas las novedades sobre María José Celemín

Machismo en las empresas, bancario y corporativo

En la Cuarta Parte de la novela se cuentan las vulneraciones de derechos humanos que se producen en el seno y el anonimato de los bancos.

No sólo se trata de expoliar al cliente sino que, para conseguir este fin, se ha de ha de violentar e ir en contra de la humanidad de los trabajadores del banco para que puedan, a su vez, delinquir; el lavado de cerebro en los bancos funciona como una secta destructiva, peligrosa y con efectos, en muchos casos, prácticamente irreversibles para la integridad moral y vida de los seres humanos.

"El despacho de Fermín era un valle de nicotina y tabaco negro. Victoria le había avisado con dos días de antelación y él la citó a las doce de la mañana. Se había estirado su revoltijo rizado y había vestido con su discreto traje, impecable y gris de Wall Street. También Fermín se había preparado para la ocasión. Eran oportunidades únicas para atemorizar, deslumbrar y desplegar todo su poderío.
Era un despacho pequeño. Un cubo de menos de diez metros cuadrados. Al frente, colgaba un cuadro con una pintura gris e impersonal y, en una esquina, habían puesto una estantería de madera pulida y brillante donde la secretaria de Fermín había dejado algunos archivadores. Y él se erguía detrás de una gran mesa de caoba y tapiz verde. Casi, como un objeto más. Tenía los brazos extendidos sobre la mesa. Como en un convite. Veinte o treinta colillas blancas se hacinaban en el cenicero.
Sostenía un cigarro entre los dedos y su rostro se emborronaba al expirar el humo.
-              A pesar de que llevo diez meses trabajando aquí, aún no me he presentado. Por favor, discúlpeme, pues me ha llevado un tiempo reconocer toda la estructura y el funcionamiento de la organización.
Fermín se aprestó a aclarar algunos aspectos a Victoria que, a su juicio, ella no tenía claros.
-         Tienes muchos jefes por encima de ti. El departamento de banca electrónica, en Madrid. Amanda es tu jefe directo y Ricardo, que es el superior. Y nosotros. Arturo y yo. Que somos tus jefes funcionales. Debes olvidarte de que ellos son tus jefes orgánicos y tener en cuenta que el día a día lo pasas aquí y yo te recomendaría que procures llevarte bien con nosotros.
Al hablar, apenas movía el cuerpo. Y, una vez que tomó carrerilla, inclinó levemente su torso (cabeza incluida) hacia delante y juntó los brazos en las axilas y, después, apoyó las manos en el borde de la mesa. Con aquella postura parecía que iba a correr la mesa hacia Victoria. Parecía que quería poner sus palabras en su lado. Y condensarlas bajo sus faldas. Como un reparto de bienes. Lo tuyo. Lo mío. A pesar de que el contenido de lo que decía era intimidatorio, sin embargo y en un principio, el tono de las mismas resultaba paternal y aconsejable.
El ritmo de su voz era armónico y pausado, y su semblante sereno. Fermín no agredía directamente. Él mismo, su persona, el aura que emanaba de ella, invitaba a la veneración. Era casi imposible decirle “no”. Sabía infundir un temor reverencial y las heridas que producían sus actos, sus palabras, su actitud y su conducta aparecían más tarde. Después del golpe. Como un derrame interno que da la cara horas más tarde.
Con la cabeza tiesa, miró hacia abajo mientras apretujaba la colilla en el cenicero-basurero-estercolero.
-         Mira. Te voy a contar una historia.
Victoria se reclinó en su asiento y se colocó en posición de escuchar, por ver si aquel hombre podría contarle algo interesante sobre la vida, revelarle algo importante acerca de la Existencia.
-         Cuando empecé en este negocio, hace 14 o 15 años. Por aquellos, entonces, vendíamos estos aparatos físicos, en vez de hacerlo por Internet.
Su mirada se clavaba en la de Victoria.
-         Y yo fui el número uno. Me mandaron poner 14 datáfonos, ¿sabes? Y mi oficina puso 38… Era amor por el negocio. Amor por el dinero.
Atrapó con una mano el paquete de tabaco y con la otra sostuvo el encendedor entre los dedos. Luego sacó otro cigarrillo. Un cigarro gordo y acartonado. Dio unos golpecitos sobre la mesa e hizo la desagradable tarea de encender la punta y soltar la primera bocanada de humo. Que, de nuevo, emborronó su rostro y lo difuminó.
Victoria siguió sus operaciones con la mirada. Él lo sabía. Los músculos de Victoria, desde hacía rato, casi desde el principio, se habían empezado a contraer. Era un fósil inmóvil sobre un sillón de oficina.
-         Nosotros tenemos el negocio.
Prosiguió.
-         El negocio. Y mi obligación es captar negocio. Y hacer dinero.
Siguió mirándole. No movía un ápice de su cuerpo. Seguía ingrávido, impávido, impertérrito. Parecía un senador o un parlamentario de la ultraderecha haciendo declaraciones majestuosas al aire. Doctrina. Y más doctrina. Doctrina rancia y barata. Doctrina no inteligente. Doctrina para cabezas vacías.
-         Porque sino capto el negocio yo, lo capta el banco de la competencia. Y yo he tenido a mis gestores puteados todas estas Navidades para que el chiquito del banco de al lado se lleve una sorpresa. Esto es así. Esto es lo que hay. Los gestores trabajan para el cliente. Y, recuerda, lo más importante es el cliente.
Insistió.
-         Nosotros trabajamos para el cliente. Nosotros trabajamos para el negocio. Y por el negocio. Mi gente trabaja para el negocio, para y por el dinero. Y, si hay algún día que tú no puedas comer pues, no comes.
Y, después de hacer todas estas declaraciones al aire, comenzó la parte más humana, directa y personal.
- Discúlpame tú a mí. Es que yo soy así. Yo debí haberme presentado personalmente el día que has llegado. Y, sin embargo, han pasado estos diez meses hasta que tú has tomado la iniciativa. Es que yo… soy así.
Hizo otra inflexión.
-Yo sé todo de ti. Estoy informado de todo lo que tú haces.
Se hizo un silencio.
-         Y, si hubieras hecho algo mal, te lo habría dicho.
Yo sé todo de ti. ¡Oh! Pensó Victoria ¿Habría adivinado su plan de irse a Nueva York?, ¿habrían sospechado lo de Mauro y ella?, ¿habría dicho algo Mauro?, ¿les habría revelado sus planes? Yo sé todo de tipodría referirse exclusivamente a su actividad en el trabajo.
-         Yo dejo a la gente que haga. Que haga. Tú sabes todo lo que se habla ahí arriba. A partir de ahora te llamaré para que vayas a las reuniones con los directores.
Cuando Victoria salió de aquel despacho y caminó por el pasillo ancho hasta la mesa de su oficina, tenía la sensación de bambolearse como un barco. Una sensación de pérdida de control. Su cráneo le oprimía su frente y sus sienes. Sus ojos eran canicas. Las cavidades, cartones de huevos. Grutas oscuras y doloridas. Empezaron a sudarle las manos. A faltarle la respiración. El corazón se le desbocaba. Hacía tres años que no notaba aquella sensación horrible. Como cuando lo de Vicente y Regina. De nuevo.
De nuevo en Valladolid.
En Valladolid".

Párrafo extraído del Capítulo Décimo Octavo "La Herida Invisible" de la Cuarta Parte "Cartas a la abuela".

Añadir nuevo comentario

Lo que dicen de nosotros

Gracias a ti Mª José por unos días inolvidables en Beautiful Alamedas y el Festival Tres Culturas Castronuño, eres una mujer maravillosa, me ha encantado conocerte, tu entusiasmo, tus ganas de comerte el mundo, eres muy inspiradora!!!! Un abrazo enorme, espero verte pronto!
María José Celemín - Virginia Joëlle López Claessens - Opinión
Virginia Joëlle López Claessens

Bailarina y empresaria
Cia. Un Sol Traç
Ha participado en los espectáculos "Itimad" y "Auto Sufi Ciencia"

En la jornada del miércoles pudimos recorrer las múltiples facetas que Teresa ha inspirado a académicos de diversos campos. Ponencias como la del Dr. Hernando Uribe, profesor de la Universidad Pontificia Bolivariana de Colombia sobre “Las Moradas, un trato magistral de revelación y fe” o la propuesta más exótica y atrevida de la escritora María José Celemín sobre “Santa Teresa a la luz de los arquetipos femeninos griegos: Hestia, Afrodita y Atenea”, han sido de las más reconocidas por los asistentes.
María José Celemín - Fundación V Centenario - Opinión
Los que quieran encontrar un poco de paz en el mundo actual… pueden visitar Beautiful Alamedas y reconciliarse con el Universo.
María José Celemín -Pedro Burruezo - Opinión
Pedro Burruezo

Músico, cantante y compositor
Director de The Ecologist
Responsable de redacción y contenidos BioCultura

Me queda una inquietud y una curiosidad. Después de haber hecho este estudio tan hermoso, ¿qué ha pasado en usted como mujer?
María José Celemín - Lina María Adelaida Espinal Mejía - Opinión
Lina María Adelaida Espinal Mejía

LINA&ASOCIADOS cultura, desarrollo y bienestar SAS
Empresa dedicada al desarrollo del ser humano
Presentó en el Congreso Mundial Teresiano "Teresa de Jesús, Jardinera", "el alma es un jardín"

Qué suerte haberte conocido, Mª José!!! Al leer e ir leyendo "El Dios de las Praderas verdes" aumenta la esperanza en mí. Sí La constancia en el esfuerzo cretivo y la belleza, ayudan a caminar hacia la circularidad y esa "Aldea global" en construcción. Al estar una semana en Beautiful Alamedas, se ve el inicio de un sueño que se hace realidad. Un abrazo Coonsuelo
Consuelo Amián Novales - El Dios de las Praderas Verdes - Casa Rural Beautiful Alamedas
Consuelo Amián Novales

Licenciada en Física de la Tierra

"Ejercí el magisterio en la escuela y hoy disfruto del júbilo y la experiencia que conlleva, no sin dificultades y momentos de angustia y dolor, esta tarea inmerecida. Ahora sigo cursando la asignatura - "Aprender a vivir""

"Tu proyecto requiere un esfuerzo enorme, una Fe enorme en uno mismo para poder sacar adelante una idea y hacerla fructificar. Seguro que hay otros discursos y relatos de eco-emprendedores que nos hablarán desde una perspectiva estrictamente empresarial. Valoro el coraje, la valentía de darse trabajo a sí mismos y luego generar trabajo para otros".
María José Celemín Villa del Libro Urueña
Pedro Mencía

Director de la Villa del Libro de Urueña

"Ha llegado el momento, de intentar poner en palabras lo que aconteció en el día de ayer, 15 de agosto de 2018. Diez y media de la mañana, y un reducido y alegre grupo, iba siendo acogido con humildad, calidez, cariño y confianza por nuestra anfitriona, Maria Jose Celemín. ¿Cómo “describir” aquella acogida, entre zumos, buen café y ricos dulces caseros, ecológicos, elaborados con tanto Amor y Entrega? Ya digo, hay momentos, vivencias de vida que son solo para eso, para vivirlas. Una sensación de tranquilidad, paz y bienestar respiraba aquel hermoso y dulce lugar, cuando sentados y entregados al evento, nuestra anfitriona, serena y llena de bondad, comenzó con “el sendero” del día, acompañándonos en nuestro re-encuentro con nosotr@s mism@s como PAS. Momento de autodescubrimiento y aceptación, de dejar salir, de com- prender, de Ser y Estar, dándonos cuenta con alegría, de la inmensidad de posibilidades, oportunidades que ofrece, aporta y conlleva ser una Persona Altamente Sensible. Con todo ello, inmersos en nuestras contradicciones y ambivalencias, fluimos en la reconversión de nuestra sensibilidad, siendo conscientes en nuestro propósito de vida, en la misión, que nos orienta y nos encamina a la acción. En el regocijo del Nuestro Ser, nutrida nuestra Alma, nuestro Espíritu, nutrimos agradecidos nuestro Cuerpo-Templo, con abundante, exquisita y entrañable comida ecológica, especialmente preparada para nosotros. Deseaba previo al evento, que su enfoque fuera, salir, huir de la excusa para/en la queja, el pretexto, la justificación, en definitiva ser víctima de la propia vida y nuestra falta de responsabilidad por cambiar, o de sentir que tenemos una etiqueta y que, por ello, formamos un grupo, un gueto, que “debe” estar unido en la autocompasión ; y me siento agradecida de que, gracias al firme, respetuoso y profesional trabajo de coordinación de María José Celemín, se ha comenzado a caminar por el sendero de la trasformación personal, hacia el gozo de la plenitud que pertenece al Ser y Humano" Inmenso, espectacular, sublime y elevado culmen de la jornada, el concierto de Pedro Burruezo y sus compañer@s. GRACIAS. GRACIAS. GRACIAS. LA PAZ ETERNA CONTIGO, HERMAN@!!!!!!
Personas Altamente Sensibles Valladolid, Salamanca
María José

Salamanca, 49

"Gracias por cruzarte en mi camino. Aprecié el esfuerzo y la dedicación que hay detrás de este evento y se que es fruto de muchísimas horas de estudio, y de ilusión. Enhorabuena!!!! Sólo indicar que se podría mirar la posibilidad de que los encuentros fueran de todo el fin de semana con alojamiento incluido, para tener ratos de desconexión, debido a la intensidad de los mismos. Empiezo a dar pasos en firme a mi ritmo y eres mi Modelo Inspiracional. Gracias por dejarme aprovechar todo ese conocimiento para mi crecimiento"
Personas Altamente Sensibles - coaching Valladolid
Luz

Toro, 52, asistió al Encuentro para Personas Altamente Sensibles

Para mí fue muy importante, importantísimo, te había visto en Internet, también tu novela y nunca pensé que te iba a conocer para poder comprender en la realidad que otras vidas y otras vías son posibles.  Gracias por todo el regalo que fue ese día, por tu cercanía y confianza. Una mañana me supo a poco pero más que suficiente para continuar el trayecto personal con las directrices que se dieron tanto prácticas como espirituales. Gracias por tu generosidad, me emociona el Ser Humano auténtico, gracias a tus papás, encantadores, los músicos y todas las personas que colaboraron. Un Abrazo muy Grande, estoy en contacto con más personas de gran corazón y sensibilidad, así que todo lo que me hagas llegar lo enviaré.  Gracias por Ser
Agenda cultural Salamanca - Festival Tres Culturas Castronuño
María José, Valladolid, 49

Asistió al Encuentro para Personas Altamente Sensibles

María José, ninguna casa rural como la tuya de todas las que he conocido. De nuevo, muchas gracias por todo
Casas Rurales con encanto Valladolid - Beautiful Alamedas
Estancia en Beautiful Alamedas

José, 52, Málaga, gerente de sistemas de energías alternativas