Suscribete a nuestro boletín

Recibe por correo electrónico todas las novedades sobre María José Celemín

The Attic

 

..."The attic’s timber floor was old and creaked. The adobe walls were a mixture of mud, straw and rough edges of brick. Spider webs and shady corners.

They had fixed four posts to hold the ceiling; colossal trunks that they had topped with branches under the roof tiles. Victoria’s grandmother had tied Spanish grass between the posts to hang the grapes. She also kept the apples from the orchard up here along with strings of garlic; bunches of onions; walnuts and hazelnuts, sunflower seeds; seeds for green beans for….well, so that nothing would be wasted. Because everything from the garden was a blessing from the sky and we had to be thankful for all of these kindnesses bestowed on us.
 
And, in the walls, stuck in a corner or hung up somewhere, you would find the most unusual things: wooden troughs for kneading the bread; cereal measurers; round metallic sieves; pitchforks with wooden teeth that were carved from a single piece of wood (making the most of the shape of the tree); a faded harness full of woodworm; bellows for bringing the last embers back to life; out of joint hoes; a handcart with a flat wheel or a completely rusted old roman plough. Coils of snaked ropes and filthy lumps of iron that placed together might make irrigation pipes. Wicker baskets for collecting the grapes during the harvest; a wheel off a bike or a broken, white pump covered in dust. More old wicker baskets, one with a broken handle held together with black string and a few knots; big, fat rusted nails sunk into the adobe for hanging heavy farm implements. This small mountain was piled on the wall opposite the street – the wall that had 3 sloping windows through which Aladdin came in and Sleeping Beauty went out -; and where in the corner they had made a stage. 
 
And underneath the mountain, one could imagine more; a broken alarm clock, an irrigation pump, or a pious magazine. Everything had been kept “for it might come in handy one day.” The story of the daily routine was told in that mountain; the past, sculpted there. Perhaps, it would recall forgotten memories; those that accumulated and are only momentarily lost in order to be recollected one day. And there, at the bottom, where the slope of the roof meets the wall with the three small windows, was placed a gun metal grey and higgledy-piggeldy chest of drawers upon which were piled Sebastian’s notes from his studies.
 
It was a big, wooden dresser, and it was hard work taking out those stuffed boxes. Inside there were yellowed papers, maths and geography books, with grey linen covers and black letters; notebooks with mathematic calculations and chemical formulations. Victoria handled these books as if they were sacred. Here was the story of her father, of her little daddy. That small hand that leaned to the right that she recognized. They were the papers and the books that her dearest father had touched; picked up and carried under his arm. Probably they were the books that he was carrying when he told Victoria about “the greys” who came to the school one day and started beating people and everyone ran out of the school terrified. He had been beaten too, as had his friend Antonio. They broke his glasses and he couldn’t see any more. He said that he had never been as afraid in his life because everyone was running left, right and centre while the blows rained down on them.
 
That that day they WERE AFRAID. VERY AFRAID."
• • •
"Her grandfather got up from the leather chair and went out to the yard. He passed through the kitchen with the fireplace, (around which the entire family, in the 30’s, would gather in the heat of the fire, and recite the rosary,) then another kitchen with more modern furnishings. He crossed a small patio roofed with asbestos with the old stone basin that was used for washing. It had a ridged incline, on which Valeriana beat the clothes and scrubbed them with ivory soap. On the way out, at the beginning of the farmyard, where the chickens and the cows were, there was another basin where they skinned rabbits; and when Victoria witnessed the skinning, she fled, she couldn’t help it. Her grandfather wasn’t afraid, or disgusted. He looked as if he was made for doing these sort of awful things. With the knife slicing at the innards of the animal, he asked Sebastian to hold the brute by the legs while he held the pelt, in order to tear it off. He let out a grunt that may have sounded like an “eh,” but it came from deep within his throat, just like the day that the mastiff growled.
 
There was no reason to be afraid.
 
The fear just had to be faced."
 
Paragraph selected from Chapter 4th "Valeriana and Melquíades", First Part "The God of Green Valleys"

Añadir nuevo comentario

Lo que dicen de nosotros

Gracias a ti Mª José por unos días inolvidables en Beautiful Alamedas y el Festival Tres Culturas Castronuño, eres una mujer maravillosa, me ha encantado conocerte, tu entusiasmo, tus ganas de comerte el mundo, eres muy inspiradora!!!! Un abrazo enorme, espero verte pronto!
María José Celemín - Virginia Joëlle López Claessens - Opinión
Virginia Joëlle López Claessens

Bailarina y empresaria
Cia. Un Sol Traç
Ha participado en los espectáculos "Itimad" y "Auto Sufi Ciencia"

En la jornada del miércoles pudimos recorrer las múltiples facetas que Teresa ha inspirado a académicos de diversos campos. Ponencias como la del Dr. Hernando Uribe, profesor de la Universidad Pontificia Bolivariana de Colombia sobre “Las Moradas, un trato magistral de revelación y fe” o la propuesta más exótica y atrevida de la escritora María José Celemín sobre “Santa Teresa a la luz de los arquetipos femeninos griegos: Hestia, Afrodita y Atenea”, han sido de las más reconocidas por los asistentes.
María José Celemín - Fundación V Centenario - Opinión
Los que quieran encontrar un poco de paz en el mundo actual… pueden visitar Beautiful Alamedas y reconciliarse con el Universo.
María José Celemín -Pedro Burruezo - Opinión
Pedro Burruezo

Músico, cantante y compositor
Director de The Ecologist
Responsable de redacción y contenidos BioCultura

Me queda una inquietud y una curiosidad. Después de haber hecho este estudio tan hermoso, ¿qué ha pasado en usted como mujer?
María José Celemín - Lina María Adelaida Espinal Mejía - Opinión
Lina María Adelaida Espinal Mejía

LINA&ASOCIADOS cultura, desarrollo y bienestar SAS
Empresa dedicada al desarrollo del ser humano
Presentó en el Congreso Mundial Teresiano "Teresa de Jesús, Jardinera", "el alma es un jardín"

Qué suerte haberte conocido, Mª José!!! Al leer e ir leyendo "El Dios de las Praderas verdes" aumenta la esperanza en mí. Sí La constancia en el esfuerzo cretivo y la belleza, ayudan a caminar hacia la circularidad y esa "Aldea global" en construcción. Al estar una semana en Beautiful Alamedas, se ve el inicio de un sueño que se hace realidad. Un abrazo Coonsuelo
Consuelo Amián Novales - El Dios de las Praderas Verdes - Casa Rural Beautiful Alamedas
Consuelo Amián Novales

Licenciada en Física de la Tierra

"Ejercí el magisterio en la escuela y hoy disfruto del júbilo y la experiencia que conlleva, no sin dificultades y momentos de angustia y dolor, esta tarea inmerecida. Ahora sigo cursando la asignatura - "Aprender a vivir""

"Tu proyecto requiere un esfuerzo enorme, una Fe enorme en uno mismo para poder sacar adelante una idea y hacerla fructificar. Seguro que hay otros discursos y relatos de eco-emprendedores que nos hablarán desde una perspectiva estrictamente empresarial. Valoro el coraje, la valentía de darse trabajo a sí mismos y luego generar trabajo para otros".
María José Celemín Villa del Libro Urueña
Pedro Mencía

Director de la Villa del Libro de Urueña

"Ha llegado el momento, de intentar poner en palabras lo que aconteció en el día de ayer, 15 de agosto de 2018. Diez y media de la mañana, y un reducido y alegre grupo, iba siendo acogido con humildad, calidez, cariño y confianza por nuestra anfitriona, Maria Jose Celemín. ¿Cómo “describir” aquella acogida, entre zumos, buen café y ricos dulces caseros, ecológicos, elaborados con tanto Amor y Entrega? Ya digo, hay momentos, vivencias de vida que son solo para eso, para vivirlas. Una sensación de tranquilidad, paz y bienestar respiraba aquel hermoso y dulce lugar, cuando sentados y entregados al evento, nuestra anfitriona, serena y llena de bondad, comenzó con “el sendero” del día, acompañándonos en nuestro re-encuentro con nosotr@s mism@s como PAS. Momento de autodescubrimiento y aceptación, de dejar salir, de com- prender, de Ser y Estar, dándonos cuenta con alegría, de la inmensidad de posibilidades, oportunidades que ofrece, aporta y conlleva ser una Persona Altamente Sensible. Con todo ello, inmersos en nuestras contradicciones y ambivalencias, fluimos en la reconversión de nuestra sensibilidad, siendo conscientes en nuestro propósito de vida, en la misión, que nos orienta y nos encamina a la acción. En el regocijo del Nuestro Ser, nutrida nuestra Alma, nuestro Espíritu, nutrimos agradecidos nuestro Cuerpo-Templo, con abundante, exquisita y entrañable comida ecológica, especialmente preparada para nosotros. Deseaba previo al evento, que su enfoque fuera, salir, huir de la excusa para/en la queja, el pretexto, la justificación, en definitiva ser víctima de la propia vida y nuestra falta de responsabilidad por cambiar, o de sentir que tenemos una etiqueta y que, por ello, formamos un grupo, un gueto, que “debe” estar unido en la autocompasión ; y me siento agradecida de que, gracias al firme, respetuoso y profesional trabajo de coordinación de María José Celemín, se ha comenzado a caminar por el sendero de la trasformación personal, hacia el gozo de la plenitud que pertenece al Ser y Humano" Inmenso, espectacular, sublime y elevado culmen de la jornada, el concierto de Pedro Burruezo y sus compañer@s. GRACIAS. GRACIAS. GRACIAS. LA PAZ ETERNA CONTIGO, HERMAN@!!!!!!
Personas Altamente Sensibles Valladolid, Salamanca
María José

Salamanca, 49

"Gracias por cruzarte en mi camino. Aprecié el esfuerzo y la dedicación que hay detrás de este evento y se que es fruto de muchísimas horas de estudio, y de ilusión. Enhorabuena!!!! Sólo indicar que se podría mirar la posibilidad de que los encuentros fueran de todo el fin de semana con alojamiento incluido, para tener ratos de desconexión, debido a la intensidad de los mismos. Empiezo a dar pasos en firme a mi ritmo y eres mi Modelo Inspiracional. Gracias por dejarme aprovechar todo ese conocimiento para mi crecimiento"
Personas Altamente Sensibles - coaching Valladolid
Luz

Toro, 52, asistió al Encuentro para Personas Altamente Sensibles

Para mí fue muy importante, importantísimo, te había visto en Internet, también tu novela y nunca pensé que te iba a conocer para poder comprender en la realidad que otras vidas y otras vías son posibles.  Gracias por todo el regalo que fue ese día, por tu cercanía y confianza. Una mañana me supo a poco pero más que suficiente para continuar el trayecto personal con las directrices que se dieron tanto prácticas como espirituales. Gracias por tu generosidad, me emociona el Ser Humano auténtico, gracias a tus papás, encantadores, los músicos y todas las personas que colaboraron. Un Abrazo muy Grande, estoy en contacto con más personas de gran corazón y sensibilidad, así que todo lo que me hagas llegar lo enviaré.  Gracias por Ser
Agenda cultural Salamanca - Festival Tres Culturas Castronuño
María José, Valladolid, 49

Asistió al Encuentro para Personas Altamente Sensibles

María José, ninguna casa rural como la tuya de todas las que he conocido. De nuevo, muchas gracias por todo
Casas Rurales con encanto Valladolid - Beautiful Alamedas
Estancia en Beautiful Alamedas

José, 52, Málaga, gerente de sistemas de energías alternativas

Hermoso y mágico lugar amiga, qué hermosa labor, hoy, que es el día de la mujer trabajadora, quiero transmitirte mis felicitaciones y mis mejores deseos. Tú sí eres ese ejemplo a seguir. Hoy puedes sentirte orgullosa por tu tesón, trabajo y honradez, por tu lucha y por tu labor. Tu camino te ha llevado a ello, aunque tú creas que no era ése, no creo, todo ocurre por algo en la vida, maktub. Has creado un vergel en pleno desierto, el desierto del alma es difícil de hacerlo florecer, pero tú lo conseguiste, creaste tu hogar y el hogar de todos los que hemos pasado por ahí. En cada rincón se distingue el mínimo detalle, se respira el pasado, presente y futuro. Sé de alguien que estará orgullosa, tu abuela, esas predecesoras que tanto lucharon, dejando en nuestro adn esa fuerza y tesón, sigue así, campeona, un fuerte abrazo
Casas Rurales Valladolid
Rabea Idrisi Chelaf

Abogada Inmigración

Madrid