Suscribete a nuestro boletín

Recibe por correo electrónico todas las novedades sobre María José Celemín

La Abuela

 

...“Esto es una bendición”. Solía decir la abuela. Victoria “hay que dar gracias al Señor por todos lo bienes con los que nos colma”.

A la abuela, la sabiduría no le había llegado por casualidad. La abuela decía cosas como:
  1. La fe mueve montañas.
  2. No había cosa más bonita que la sencillez.
  3. Había que pasar todo por alto.
  4. Había que ponerlo todo en manos del Señor, porque Él sabía lo que nos convenía en cada momento.
  5. Había que darle gracias por todo. Por lo bueno y por lo malo.
  6. Había que poner toda la esperanza en Él, porque el Señor nunca falla.
  7. Que el Señor proveería (en todas ocasiones).
  8. Y que Salvador y Victoria valían más que las pesetas.

Hablaba como un sabio. Como si sus palabras no fuesen suyas. No es que lo que dijera fuese una revelación o algo que nunca se hubiese oído antes. Era la suavidad que tenía al tratar a la gente. La consideración. La ausencia total de mezquindad o retorcimiento. Su Bondad. Su Humildad. Su Sabiduría. Un especial don para leer en el rostro de los desconocidos las verdaderas intenciones de su alma. Al mirar, sabía si era avieso o no. Podía ver el espíritu de las personas más allá de sus cuerpos. Junto a ella, cualquier duda se disipaba. Cualquier perturbación del ánimo dejaba de tener sentido. Era el modo en cómo lo decía. La abuela desprendía un calor especial y uno no se quería ir de su lado. “Tú, pídeselo todo al Señor, con Fe”.

Caminaba con dificultad, como un barco en mar agitada, y decía que después de los cuatro duros ya no hay nada que hacer. “Vale, ya no eres lo que eras”.

“Confía en el Señor, porque Él es todo misericordia”. “Tú, pídeselo todo al Señor, con Fe”. Y, cuando la abuela decía que el Señor es todo misericordia, Victoria se lo creía a pies juntillas.

Ella era la que había cuidado del huerto hasta entonces. La que había hecho la sementera, los surcos y la siembra. Quien había puesto los palos para que las parras de tomates no se apelotonasen en el suelo, ni los pimientos, ni las berenjenas. Mientras regaba se la oía musitar sus oraciones. “Ya he ganado el jornal”. Decía satisfecha después de cenar. Leía las señales del cielo y en casa apenas necesitaban escuchar la previsión meteorológica. Sabía que si el sol se pone con mortero, al día siguiente iba a ver tiempo revuelto. Que la puesta de sol anaranjada significaba que el día siguiente sería muy caluroso. Que si las nubes negras venían por el suroeste, el nublado sería más fuerte. Que si se levantaba más viento, éste arrastraría al nublado. Y que si las nubes eran alargadas, es que soplaría mucho viento. Sabía leer más allá de la mirada de los hombres del mismo modo que había aprendido las advertencias de la Naturaleza. Y cuando la abuela decía a Victoria que el Señor era todo Misericordia, aunque hubiera venido el Diluvio Universal, Victoria se habría sentido protegida. Hacía que el catolicismo cobrara sentido en toda su dimensión. Y no tenía miedo a la Muerte. “Tendrá que ser una bendición, por fin, ver el rostro del Señor”. Hablaba con sabiduría. Como si sus palabras no fuesen suyas. No es que dijera nada especial. Era el modo en que lo decía. Era imprescindible en el universo de Victoria. Tenía corazón. Sentimientos. Sabía leer en la alegría y en el dolor ajeno.

Y Victoria la creía por esto, porque era una mujer con corazón. Y por eso, en sus palabras, en sus labios, el catolicismo cobraba sentido. Porque ella había sido la única que se había dado cuenta de su sufrimiento y le había ido a poner remedio. Por eso Victoria, más que amarla, la sentía como Alguien necesario en su vida. Era su pequeñita abuela. Como una preciosa y tambaleante muñequita de corazón firme.

Párrafo extraído del Capítulo Séptimo "La Herencia" de la Tercera Parte "Nueva York".

Añadir nuevo comentario

Lo que dicen de nosotros

Gracias a ti Mª José por unos días inolvidables en Beautiful Alamedas y el Festival Tres Culturas Castronuño, eres una mujer maravillosa, me ha encantado conocerte, tu entusiasmo, tus ganas de comerte el mundo, eres muy inspiradora!!!! Un abrazo enorme, espero verte pronto!
María José Celemín - Virginia Joëlle López Claessens - Opinión
Virginia Joëlle López Claessens

Bailarina y empresaria
Cia. Un Sol Traç
Ha participado en los espectáculos "Itimad" y "Auto Sufi Ciencia"

En la jornada del miércoles pudimos recorrer las múltiples facetas que Teresa ha inspirado a académicos de diversos campos. Ponencias como la del Dr. Hernando Uribe, profesor de la Universidad Pontificia Bolivariana de Colombia sobre “Las Moradas, un trato magistral de revelación y fe” o la propuesta más exótica y atrevida de la escritora María José Celemín sobre “Santa Teresa a la luz de los arquetipos femeninos griegos: Hestia, Afrodita y Atenea”, han sido de las más reconocidas por los asistentes.
María José Celemín - Fundación V Centenario - Opinión
Los que quieran encontrar un poco de paz en el mundo actual… pueden visitar Beautiful Alamedas y reconciliarse con el Universo.
María José Celemín -Pedro Burruezo - Opinión
Pedro Burruezo

Músico, cantante y compositor
Director de The Ecologist
Responsable de redacción y contenidos BioCultura

Me queda una inquietud y una curiosidad. Después de haber hecho este estudio tan hermoso, ¿qué ha pasado en usted como mujer?
María José Celemín - Lina María Adelaida Espinal Mejía - Opinión
Lina María Adelaida Espinal Mejía

LINA&ASOCIADOS cultura, desarrollo y bienestar SAS
Empresa dedicada al desarrollo del ser humano
Presentó en el Congreso Mundial Teresiano "Teresa de Jesús, Jardinera", "el alma es un jardín"

Qué suerte haberte conocido, Mª José!!! Al leer e ir leyendo "El Dios de las Praderas verdes" aumenta la esperanza en mí. Sí La constancia en el esfuerzo cretivo y la belleza, ayudan a caminar hacia la circularidad y esa "Aldea global" en construcción. Al estar una semana en Beautiful Alamedas, se ve el inicio de un sueño que se hace realidad. Un abrazo Coonsuelo
Consuelo Amián Novales - El Dios de las Praderas Verdes - Casa Rural Beautiful Alamedas
Consuelo Amián Novales

Licenciada en Física de la Tierra

"Ejercí el magisterio en la escuela y hoy disfruto del júbilo y la experiencia que conlleva, no sin dificultades y momentos de angustia y dolor, esta tarea inmerecida. Ahora sigo cursando la asignatura - "Aprender a vivir""

"Tu proyecto requiere un esfuerzo enorme, una Fe enorme en uno mismo para poder sacar adelante una idea y hacerla fructificar. Seguro que hay otros discursos y relatos de eco-emprendedores que nos hablarán desde una perspectiva estrictamente empresarial. Valoro el coraje, la valentía de darse trabajo a sí mismos y luego generar trabajo para otros".
María José Celemín Villa del Libro Urueña
Pedro Mencía

Director de la Villa del Libro de Urueña

"Ha llegado el momento, de intentar poner en palabras lo que aconteció en el día de ayer, 15 de agosto de 2018. Diez y media de la mañana, y un reducido y alegre grupo, iba siendo acogido con humildad, calidez, cariño y confianza por nuestra anfitriona, Maria Jose Celemín. ¿Cómo “describir” aquella acogida, entre zumos, buen café y ricos dulces caseros, ecológicos, elaborados con tanto Amor y Entrega? Ya digo, hay momentos, vivencias de vida que son solo para eso, para vivirlas. Una sensación de tranquilidad, paz y bienestar respiraba aquel hermoso y dulce lugar, cuando sentados y entregados al evento, nuestra anfitriona, serena y llena de bondad, comenzó con “el sendero” del día, acompañándonos en nuestro re-encuentro con nosotr@s mism@s como PAS. Momento de autodescubrimiento y aceptación, de dejar salir, de com- prender, de Ser y Estar, dándonos cuenta con alegría, de la inmensidad de posibilidades, oportunidades que ofrece, aporta y conlleva ser una Persona Altamente Sensible. Con todo ello, inmersos en nuestras contradicciones y ambivalencias, fluimos en la reconversión de nuestra sensibilidad, siendo conscientes en nuestro propósito de vida, en la misión, que nos orienta y nos encamina a la acción. En el regocijo del Nuestro Ser, nutrida nuestra Alma, nuestro Espíritu, nutrimos agradecidos nuestro Cuerpo-Templo, con abundante, exquisita y entrañable comida ecológica, especialmente preparada para nosotros. Deseaba previo al evento, que su enfoque fuera, salir, huir de la excusa para/en la queja, el pretexto, la justificación, en definitiva ser víctima de la propia vida y nuestra falta de responsabilidad por cambiar, o de sentir que tenemos una etiqueta y que, por ello, formamos un grupo, un gueto, que “debe” estar unido en la autocompasión ; y me siento agradecida de que, gracias al firme, respetuoso y profesional trabajo de coordinación de María José Celemín, se ha comenzado a caminar por el sendero de la trasformación personal, hacia el gozo de la plenitud que pertenece al Ser y Humano" Inmenso, espectacular, sublime y elevado culmen de la jornada, el concierto de Pedro Burruezo y sus compañer@s. GRACIAS. GRACIAS. GRACIAS. LA PAZ ETERNA CONTIGO, HERMAN@!!!!!!
Personas Altamente Sensibles Valladolid, Salamanca
María José

Salamanca, 49

"Gracias por cruzarte en mi camino. Aprecié el esfuerzo y la dedicación que hay detrás de este evento y se que es fruto de muchísimas horas de estudio, y de ilusión. Enhorabuena!!!! Sólo indicar que se podría mirar la posibilidad de que los encuentros fueran de todo el fin de semana con alojamiento incluido, para tener ratos de desconexión, debido a la intensidad de los mismos. Empiezo a dar pasos en firme a mi ritmo y eres mi Modelo Inspiracional. Gracias por dejarme aprovechar todo ese conocimiento para mi crecimiento"
Personas Altamente Sensibles - coaching Valladolid
Luz

Toro, 52, asistió al Encuentro para Personas Altamente Sensibles

Para mí fue muy importante, importantísimo, te había visto en Internet, también tu novela y nunca pensé que te iba a conocer para poder comprender en la realidad que otras vidas y otras vías son posibles.  Gracias por todo el regalo que fue ese día, por tu cercanía y confianza. Una mañana me supo a poco pero más que suficiente para continuar el trayecto personal con las directrices que se dieron tanto prácticas como espirituales. Gracias por tu generosidad, me emociona el Ser Humano auténtico, gracias a tus papás, encantadores, los músicos y todas las personas que colaboraron. Un Abrazo muy Grande, estoy en contacto con más personas de gran corazón y sensibilidad, así que todo lo que me hagas llegar lo enviaré.  Gracias por Ser
Agenda cultural Salamanca - Festival Tres Culturas Castronuño
María José, Valladolid, 49

Asistió al Encuentro para Personas Altamente Sensibles

María José, ninguna casa rural como la tuya de todas las que he conocido. De nuevo, muchas gracias por todo
Casas Rurales con encanto Valladolid - Beautiful Alamedas
Estancia en Beautiful Alamedas

José, 52, Málaga, gerente de sistemas de energías alternativas