Suscribete a nuestro boletín

Recibe por correo electrónico todas las novedades sobre María José Celemín

Mauro les ha cautivado

      

      CARTA DEL VEINTE DE JUNIO

      "Querida abuela:               20 de Junio del 2000

      De buena mañana ya emprendía el rumbo hacia los jardines. El sol iluminaba el cielo y miles de ruiseñores lo surcaban y se regocijaban tejiéndolo de parloteos alegres. Cuando llegué, caminé hacia la calle Valsaín y me adentré por aquel entablado de glorietas y, de nuevo, cerré los ojos y me quedé en silencio. Empecé por desechar cualquier pensamiento que pudiera enturbiar mi mente y dejé fundir mi alma en aquel vergel. El aire estaba quieto y el sol se filtraba entre el ramaje dibujando sombras. Sentí que mi espíritu flotaba libremente y se mezclaba con el alma de aquel edén convirtiéndose todo en una y la misma cosa. Aquí y allá se oían entretenidos trinos de pájaros dispares. Acudían a mi imaginación como sonidos brillantes en el aire o juegos de relucientes campanillas. De un lado, el silbido de uno parecía llamar y seducir a su pájara. Otros se me figuraban como un abanico que se abre con rapidez. Allá, otro singular era más estudiado y ensayaba lanzar besos en el aire. La mayoría eran pájaros parlanchines que murmuraban, reñían y se daban órdenes. Había silbidos largos y cortos; graves y agudos; prolongados e intermitentes. Ninguna orquesta humana es capaz de plagiar esta sinfonía en la que cada uno se concentra en su trino. Mágicos címbalos que regocijan la voluntad y la empapan de abundante júbilo. Dardos festivos y destellantes que asaetean el corazón y lo iluminan de alborozo. Cerca de mí, un pequeño levantó el vuelo y agitó sus alitas en el aire. De cuando en cuando, alguna ráfaga de viento soplaba y movía las ramas creando el rumor leve de un lejano océano. Y en este estado de pureza y liviandad acudieron como una señal los cuatro meses que llevo trabajando en este banco, pese a la constante amenaza de que mi puesto está pendiente de un hilo. Y pensé que la Diosa de la Fortuna está de mi lado, porque la tiento y la provoco. La llamo y, a cada segundo, la emplazo y me cito con Ella. Trato, a cada momento, de ofrecerle un motivo para que se acerque a mí y me colme con su oro.

      El día se ha desarrollado con la benevolencia y la magia que aporta Mauro al quehacer cotidiano. Pues parece agraciado con talento e ingenio singulares para convertir la rutina y el tedio diario en algo emocionante, como si algo extraordinario fuese a pasar de un momento a otro o ya estuviese sucediendo. Él tiene la habilidad de extraer adrenalina de este trabajo aburrido y prosaico. Como si sacara agua de donde no la hay. Como si obrara alguna suerte de milagro o prodigio. Y, como un hechicero poderoso, contagia su vigor y su sentido alegre y desenfadado de la vida. De nuevo, ha congregado a los suyos esta mañana para que les pudiera resolver las dudas que quedaban pendientes. Y yo, que esta vez estaba bien preparada, he sabido salir airosa de lo que han ido planteando.

      Al finalizar, yo debía realizar visitas a las empresas y es de costumbre en otras comunidades que los gestores de empresa acompañen a los encargados de la banca electrónica, puesto que son sus propios clientes. Así lo hacen para allanarles el camino y facilitarles la labor. Pero, la mañana en la oficina se presentaba para ellos de gran actividad y ninguno estaba disponible. Por lo que él se encargó de llamar a las empresas y de advertirles de mi visita. Cuando he llegado, los dueños y encargados de las mismas me han recibido solícitos, y amablemente, me han escuchado. He observado que Mauro extiende su poder carismático también sobre sus clientes. Que en ellos también ha calado este suave hechizo. Que ha contagiado a personas y a lugares y, me atrevería a decir que, los que le conocen hablan como él, gesticulan de su misma forma y pretenden emular su refinado sentido del humor. Parece que es todo uno y la misma cosa y todos devienen Mauro y su personalidad. Que su presencia deja una huella indiscutible como un león marca el territorio. Impregnando cada cosa y cada persona con su fragancia, y transfiriendo parte de su ser y de su personalidad. También a ellos les ha cautivado. Les ha fascinado. Les ha embaucado y les ha arrebatado con esa fuerza que les subyuga dulcemente. A mujeres y a niños. A hombres; a mayores y a jóvenes. Lo hace con la misma naturalidad y todos quedan seducidos, atolondrados e inoculados. La frescura y el misterio de su presencia envuelven esta oficina y no parece que se trate del mismo banco. Parece que Valladolid quedase lejos. Como si fuera otro mundo diferente y yo estuviera a salvo de aquello. Comí frente al Alcázarcontemplando la belleza del día. Y, antes de volver a hacer las visitas de la tarde, registré las de la mañana, adelantándome al trabajo de la noche. Y, como no quiero perder este trabajo, enviaré a Amanda todas las visitas realizadas de forma puntual. Te pido siempre que me des las luces necesarias para encontrar nuevos clientes. Después de comer, me entretuve promocionando la banca electrónica en otra empresa. Conseguí convencerles para que aceptaran transmitir sus nóminas a través del programa. Enardecida, me lancé a la segunda y la tercera visita, pero no resultaron tan fructuosas como la primera porque la conexión con internet no era buena y no pude terminar de mostrarles todos los destinos. Los gerentes de la última empresa tenían una relación especial con Mauro y, a pesar del incordio de las comunicaciones, me atendieron de bien y tuvieron paciencia hasta que las reestablecimos. Eran casi las ocho y yo me había sumido en la tarde olvidando que había dejado el ordenador en la oficina. Una llamada de Mauro desde la oficina al móvil del dueño de la empresa me hizo saber que había estado esperando toda la tarde para que yo recogiera el cacharro. En ese momento, el corazón me dio un vuelco y rápidamente abandoné la empresa pasando por las penurias del tráfico a esa hora punta. Pensando e hilvanando todo tipo de conjeturas sobre el hecho de haber tenido a un director esperando en la oficina por un despiste mío. Por la cabeza se me pasaban las ideas más trágicas. Que Mauro habría llamado a Arturo presentándole una queja. Y que éste ya tendría la oportunidad servida para llamar a Ricardo con una excusa real y objetiva para que definitivamente me echaran. Iba rezando y pidiendo al Señor con toda mi Fe para que aquello no fuera un motivo de despido. Para que, al menos, me dejaran un tiempo más para ahorrar y llegar a mi Nueva York. Las manos me sudaban al volante y me parecía que los semáforos enrojecían con más frecuencia de la habitual. Dejé el coche en el aparcamiento y, azorada y con la lengua afuera, llegué al banco, que ya estaba cerrado. A esa hora todo el personal ya se había ido y sólo quedaba Mauro y Natacha, la mujer de la limpieza, que acababa de entrar. La puerta principal también estaba cerrada. Llamé al timbre y nadie contestó. Pensé que se había ido y que no podría recuperar el ordenador. Volví a llamar. Y no contestó nadie. Pensé que tendría que volver al día siguiente a por el ordenador. Las cosas sí que se ponían mal. Arturo se enfurecería porque tendría que volver a Segovia. Abuela, debo confesarte que en aquel momento fui débil. Abandoné todas las esperanzas y la Fe en el Señor. Hubo un instante en que lo di todo por perdido y que me sentí abatida. No encontré el modo de hallar su consuelo. El desasosiego y la angustia me impidieron invocar su auxilio obviando que Él siempre está ahí dispuesto a ayudar. Quizá, lo rechacé. Pero, al momento, Mauro se asomó por una de las ventanas. Sacó la cabeza sonriendo y me dijo, medio de broma, medio en serio y entre chistes, que “le había tenido encerrado toda la tarde”. De no haber sido por el tono de voz, le habría creído. Entonces, me quedé desmoronada sobre el alfeizar de la ventana que hay enfrente de la fachada del banco. Dando gracias porque había recuperado el ordenador y porque, además, Mauro, lejos de no estar enfadado y de no haber llamado a Arturo, y no haber provocado una cadena de calamidades, tal y como yo había imaginado, parecía feliz y contento de haber estado esperando. Y, mientras esperaba, derrengada sobre el alfeizar, a que bajara, él abrió la puerta de abajo y se asomó con el ordenador. Se reía. Se había cambiado de ropa. Llevaba unos vaqueros y una ropa más informal y una camisa con las mangas vueltas. Creo que era la misma camisa sin corbata y con una cadena y una cruz, que asomaba en su pecho. Llevaba el ordenador de la mano y sonreía. Parecía que a este hombre todo le hace sonreír".

Párrafo extraído del Capítulo Quinto "Carta del Veinte de Junio" de la Cuarta Parte "Cartas a la abuela"

Añadir nuevo comentario

Lo que dicen de nosotros

Gracias a ti Mª José por unos días inolvidables en Beautiful Alamedas y el Festival Tres Culturas Castronuño, eres una mujer maravillosa, me ha encantado conocerte, tu entusiasmo, tus ganas de comerte el mundo, eres muy inspiradora!!!! Un abrazo enorme, espero verte pronto!
María José Celemín - Virginia Joëlle López Claessens - Opinión
Virginia Joëlle López Claessens

Bailarina y empresaria
Cia. Un Sol Traç
Ha participado en los espectáculos "Itimad" y "Auto Sufi Ciencia"

En la jornada del miércoles pudimos recorrer las múltiples facetas que Teresa ha inspirado a académicos de diversos campos. Ponencias como la del Dr. Hernando Uribe, profesor de la Universidad Pontificia Bolivariana de Colombia sobre “Las Moradas, un trato magistral de revelación y fe” o la propuesta más exótica y atrevida de la escritora María José Celemín sobre “Santa Teresa a la luz de los arquetipos femeninos griegos: Hestia, Afrodita y Atenea”, han sido de las más reconocidas por los asistentes.
María José Celemín - Fundación V Centenario - Opinión
Los que quieran encontrar un poco de paz en el mundo actual… pueden visitar Beautiful Alamedas y reconciliarse con el Universo.
María José Celemín -Pedro Burruezo - Opinión
Pedro Burruezo

Músico, cantante y compositor
Director de The Ecologist
Responsable de redacción y contenidos BioCultura

Me queda una inquietud y una curiosidad. Después de haber hecho este estudio tan hermoso, ¿qué ha pasado en usted como mujer?
María José Celemín - Lina María Adelaida Espinal Mejía - Opinión
Lina María Adelaida Espinal Mejía

LINA&ASOCIADOS cultura, desarrollo y bienestar SAS
Empresa dedicada al desarrollo del ser humano
Presentó en el Congreso Mundial Teresiano "Teresa de Jesús, Jardinera", "el alma es un jardín"

Qué suerte haberte conocido, Mª José!!! Al leer e ir leyendo "El Dios de las Praderas verdes" aumenta la esperanza en mí. Sí La constancia en el esfuerzo cretivo y la belleza, ayudan a caminar hacia la circularidad y esa "Aldea global" en construcción. Al estar una semana en Beautiful Alamedas, se ve el inicio de un sueño que se hace realidad. Un abrazo Coonsuelo
Consuelo Amián Novales - El Dios de las Praderas Verdes - Casa Rural Beautiful Alamedas
Consuelo Amián Novales

Licenciada en Física de la Tierra

"Ejercí el magisterio en la escuela y hoy disfruto del júbilo y la experiencia que conlleva, no sin dificultades y momentos de angustia y dolor, esta tarea inmerecida. Ahora sigo cursando la asignatura - "Aprender a vivir""

"Tu proyecto requiere un esfuerzo enorme, una Fe enorme en uno mismo para poder sacar adelante una idea y hacerla fructificar. Seguro que hay otros discursos y relatos de eco-emprendedores que nos hablarán desde una perspectiva estrictamente empresarial. Valoro el coraje, la valentía de darse trabajo a sí mismos y luego generar trabajo para otros".
María José Celemín Villa del Libro Urueña
Pedro Mencía

Director de la Villa del Libro de Urueña

"Ha llegado el momento, de intentar poner en palabras lo que aconteció en el día de ayer, 15 de agosto de 2018. Diez y media de la mañana, y un reducido y alegre grupo, iba siendo acogido con humildad, calidez, cariño y confianza por nuestra anfitriona, Maria Jose Celemín. ¿Cómo “describir” aquella acogida, entre zumos, buen café y ricos dulces caseros, ecológicos, elaborados con tanto Amor y Entrega? Ya digo, hay momentos, vivencias de vida que son solo para eso, para vivirlas. Una sensación de tranquilidad, paz y bienestar respiraba aquel hermoso y dulce lugar, cuando sentados y entregados al evento, nuestra anfitriona, serena y llena de bondad, comenzó con “el sendero” del día, acompañándonos en nuestro re-encuentro con nosotr@s mism@s como PAS. Momento de autodescubrimiento y aceptación, de dejar salir, de com- prender, de Ser y Estar, dándonos cuenta con alegría, de la inmensidad de posibilidades, oportunidades que ofrece, aporta y conlleva ser una Persona Altamente Sensible. Con todo ello, inmersos en nuestras contradicciones y ambivalencias, fluimos en la reconversión de nuestra sensibilidad, siendo conscientes en nuestro propósito de vida, en la misión, que nos orienta y nos encamina a la acción. En el regocijo del Nuestro Ser, nutrida nuestra Alma, nuestro Espíritu, nutrimos agradecidos nuestro Cuerpo-Templo, con abundante, exquisita y entrañable comida ecológica, especialmente preparada para nosotros. Deseaba previo al evento, que su enfoque fuera, salir, huir de la excusa para/en la queja, el pretexto, la justificación, en definitiva ser víctima de la propia vida y nuestra falta de responsabilidad por cambiar, o de sentir que tenemos una etiqueta y que, por ello, formamos un grupo, un gueto, que “debe” estar unido en la autocompasión ; y me siento agradecida de que, gracias al firme, respetuoso y profesional trabajo de coordinación de María José Celemín, se ha comenzado a caminar por el sendero de la trasformación personal, hacia el gozo de la plenitud que pertenece al Ser y Humano" Inmenso, espectacular, sublime y elevado culmen de la jornada, el concierto de Pedro Burruezo y sus compañer@s. GRACIAS. GRACIAS. GRACIAS. LA PAZ ETERNA CONTIGO, HERMAN@!!!!!!
Personas Altamente Sensibles Valladolid, Salamanca
María José

Salamanca, 49

"Gracias por cruzarte en mi camino. Aprecié el esfuerzo y la dedicación que hay detrás de este evento y se que es fruto de muchísimas horas de estudio, y de ilusión. Enhorabuena!!!! Sólo indicar que se podría mirar la posibilidad de que los encuentros fueran de todo el fin de semana con alojamiento incluido, para tener ratos de desconexión, debido a la intensidad de los mismos. Empiezo a dar pasos en firme a mi ritmo y eres mi Modelo Inspiracional. Gracias por dejarme aprovechar todo ese conocimiento para mi crecimiento"
Personas Altamente Sensibles - coaching Valladolid
Luz

Toro, 52, asistió al Encuentro para Personas Altamente Sensibles

Para mí fue muy importante, importantísimo, te había visto en Internet, también tu novela y nunca pensé que te iba a conocer para poder comprender en la realidad que otras vidas y otras vías son posibles.  Gracias por todo el regalo que fue ese día, por tu cercanía y confianza. Una mañana me supo a poco pero más que suficiente para continuar el trayecto personal con las directrices que se dieron tanto prácticas como espirituales. Gracias por tu generosidad, me emociona el Ser Humano auténtico, gracias a tus papás, encantadores, los músicos y todas las personas que colaboraron. Un Abrazo muy Grande, estoy en contacto con más personas de gran corazón y sensibilidad, así que todo lo que me hagas llegar lo enviaré.  Gracias por Ser
Agenda cultural Salamanca - Festival Tres Culturas Castronuño
María José, Valladolid, 49

Asistió al Encuentro para Personas Altamente Sensibles

María José, ninguna casa rural como la tuya de todas las que he conocido. De nuevo, muchas gracias por todo
Casas Rurales con encanto Valladolid - Beautiful Alamedas
Estancia en Beautiful Alamedas

José, 52, Málaga, gerente de sistemas de energías alternativas

Hermoso y mágico lugar amiga, qué hermosa labor, hoy, que es el día de la mujer trabajadora, quiero transmitirte mis felicitaciones y mis mejores deseos. Tú sí eres ese ejemplo a seguir. Hoy puedes sentirte orgullosa por tu tesón, trabajo y honradez, por tu lucha y por tu labor. Tu camino te ha llevado a ello, aunque tú creas que no era ése, no creo, todo ocurre por algo en la vida, maktub. Has creado un vergel en pleno desierto, el desierto del alma es difícil de hacerlo florecer, pero tú lo conseguiste, creaste tu hogar y el hogar de todos los que hemos pasado por ahí. En cada rincón se distingue el mínimo detalle, se respira el pasado, presente y futuro. Sé de alguien que estará orgullosa, tu abuela, esas predecesoras que tanto lucharon, dejando en nuestro adn esa fuerza y tesón, sigue así, campeona, un fuerte abrazo
Casas Rurales Valladolid
Rabea Idrisi Chelaf

Abogada Inmigración

Madrid