Suscribete a nuestro boletín

Recibe por correo electrónico todas las novedades sobre María José Celemín

La Punzada de la Envidia

 

..."Fue en ese mismo instante. Una pequeñísima porción de tiempo.

Y el mundo cambió"

•   •   •

"Ni siquiera duró un segundo.
Quizá una fracción más pequeña. Que conmovió el mundo de Regina. Invirtiendo la realidad.
Un golpe bajo le fustigó el estómago y un ácido ascendió por la garganta. Sus grandes ojos escrutaron extrañados. Y, entonces, cuando comprobaron La Realidad, enmudecieron. Un corazón alarmado acababa de tener una visión fantasmal porque, ante ella, se presentaba una Nueva Victoria. Una Victoria Transfigurada. Una Desconocida. Una Intrusa.
La Intrusa.
Su Intrusa.
Y, de repente, se sintió aminorada. Un nudo en la garganta le impidió el paso salivar. Si hubiera pretendido comer algo en ese instante, no habría podido. Una avinagrada angustia se enroscó por sus entrañas como los tentáculos de un pulpo. Algo importante en su vida estaba empezando a suceder. Quizá, el inicio de una pérdida. Un irrefrenable miedo, de súbito, la secuestró. Un dolor anticipado como un pellizco en una parte susceptible del cuerpo. Se sintió anonadada. Envilecida. Se había dado cuenta de que Victoria se había convertido en Otra Persona. De que había cambiado. Que su cuerpo se había transformado y su rostro irradiaba. El mundo había mutado. El equilibrio se había perdido. Y, viéndose abatida y fascinada, algo se rebeló en su interior. Y, su corazón dijo categóricamente “no”.
Aquella noche, el rostro de Victoria se la representaría en la mitad de sus sueños. La realidad había dado marcha atrás de una forma monstruosa, pues lo idéntico se había convertido en diferente. Y había irrumpido con estrépito, de forma imprevista. Como un tsunami en la luna de miel de dos enamorados. Como un hijo que se va para siempre. Un susto de muerte. Una sorpresa vital difícil de asimilar. La aparición de oscuros nubarrones en el placentero momento de un óptimo climático.
- Sí.
Dijo.
- Te queda bien.
Nunca Victoria, en aquel momento, hubiese podido imaginar que su vida cambiaría para siempre. E, ignorante del dolor y de la herida que había producido en Regina, continuó caminando, meneando su cabellera estirada a favor del viento.
Victoria. La Despistada.
A
partir de aquel momento Regina comenzó su Gran Actuación. Una Parodia de lo que ella, más tarde, consideró debería ser Justicia. Doblegar una realidad que había sido con ella básicamente inmoral. Intrínsecamente injusta.
Hasta entonces, Regina sólo había probado la dulce miel del éxito. Había experimentado un inacabable rosario de conquistas. Y todo aquello había infundido una gran confianza en sí misma. Que la hacía verse como infalible. Superior. Una predestinada. La Elegida. Una enardecida fe, casi delirante, la amparaba. Una desmesurada creencia en sí misma. Que la había ofuscado. Había triunfado continuamente y había acabado forzosamente creyendo que así sería para la eternidad. Se había vuelto pretenciosa e imprudente. Nunca había permitido que hubiera habido alguien por encima de ella. Se había convencido, de alguna forma, de que era la Señalada por una Mano Superior y Virtuosa. Y menos, pudo imaginar que Victoria, su comodín, su lacayo, fuese a ser quien la robara su trono y, triunfante, se sentara sobre él. Un paje que se había rebelado. Ahora un enemigo. Victoria, La Bienaventurada. Que aparecía como una admirada emperatriz. Y, en un preciso instante, advirtió que se había equivocado. Que Victoria ahora contaba con más recursos de los que ella nunca habría podido imaginar. Y allí estaba ella. Resentida. Devastada. Imaginando cómo chicos y hombres admirarían su belleza. Estaba iracunda e irritada. Se sentía mermada. Insuficiente. Truncada. Enrabietada. La plétora de Victoria había creado en ella una oquedad:

La Envidia.

La vio emerger, como una efigie de cánones clásicos, soberbia, desde el fondo de un lago encantado. Y de ese modo, Regina, empezó a caer en la cuenta de todas aquellas virtudes que, hasta aquel momento, había soslayado: su optimismo, su vitalidad; su excepcional capacidad de trabajo y su perseverancia. Aquella risa. Aquella alegría de vivir y de gozar de la vida. Aquella Extremada Sensibilidad. Para la Música. Para la Literatura. Para la creación. Pura fuerza. Incontestable energía. Y todo eso, en aquel momento, le señalaba sus propias carencias. Victoria se la representó con las botas de goma, salpicadas las piernas de barro, cogida la pala de la mano, luchando contra el agua que se desbordaba. La vio en su memoria pedaleando en su bicicleta camino de la playa y, en ese momento, se dio cuenta de que lo hacía sin compañía. De que bajaba hasta la playa sola. Y…de que no tenía miedo. Ella habría sido incapaz. La imagen de Victoria, preparando las carrozas de Castronuño, llegó certera a la mente de Regina. Que las elaboraba repletas de imaginación. Que utilizaba cartones, cubos redondos de detergentes, cajas, papeles, periódicos y cinta aislante. Que primero confeccionaba los armazones y que, después, con pinturas y papeles de colores, los convertía en fabulosos castillos y altas montañas de nevados picos. Casitas de liliputienses y árboles escarchados. Victoria encarnaba La Fantasía, el Sentido Práctico de La Utopía. La Ilusión. Todo aquello de lo que Regina carecía. Si algo representaba Victoria para Regina era sólo el espejo en el que ella misma se reflejaba. En el que no se encontraba.
Y, a partir de aquel momento…
…empezó a fantasear con hacerle daño.
Con… destruirla.
Fue cuando vio que había que renombrar el estado de las cosas de manera tal que aquella comparación no fuera fastidiosa y se restableciese la situación previa. Los tiempos en que ella era La Reina. La aniquilaría. Demolería el merecimiento de su transformación. Le arrebataría su virtud. Emprendería una cruzada y buscaría aliados. Haría añicos el encantamiento que la tenía sujeta a ella y al resto. Y se apoderaría de su belleza y de su inteligencia. Se las arrebataría. Pero no para adquirirlas. Sólo para destrozarlas. Se trataba de un acto autónomo de depredación. Un acto que consistía en apropiarse de la vida y de su sustancia.
                         Era…
                                    …la Punzada de la Envidia.
            Y su plan devastador, que empezaría sin tregua".

 

Párrafo extraído del Capítulo Quinto "La Punzada de la Envidia" de la Primera Parte "El Dios de las Praderas Verdes"

Añadir nuevo comentario

Lo que dicen de nosotros

Gracias a ti Mª José por unos días inolvidables en Beautiful Alamedas y el Festival Tres Culturas Castronuño, eres una mujer maravillosa, me ha encantado conocerte, tu entusiasmo, tus ganas de comerte el mundo, eres muy inspiradora!!!! Un abrazo enorme, espero verte pronto!
María José Celemín - Virginia Joëlle López Claessens - Opinión
Virginia Joëlle López Claessens

Bailarina y empresaria
Cia. Un Sol Traç
Ha participado en los espectáculos "Itimad" y "Auto Sufi Ciencia"

En la jornada del miércoles pudimos recorrer las múltiples facetas que Teresa ha inspirado a académicos de diversos campos. Ponencias como la del Dr. Hernando Uribe, profesor de la Universidad Pontificia Bolivariana de Colombia sobre “Las Moradas, un trato magistral de revelación y fe” o la propuesta más exótica y atrevida de la escritora María José Celemín sobre “Santa Teresa a la luz de los arquetipos femeninos griegos: Hestia, Afrodita y Atenea”, han sido de las más reconocidas por los asistentes.
María José Celemín - Fundación V Centenario - Opinión
Los que quieran encontrar un poco de paz en el mundo actual… pueden visitar Beautiful Alamedas y reconciliarse con el Universo.
María José Celemín -Pedro Burruezo - Opinión
Pedro Burruezo

Músico, cantante y compositor
Director de The Ecologist
Responsable de redacción y contenidos BioCultura

Me queda una inquietud y una curiosidad. Después de haber hecho este estudio tan hermoso, ¿qué ha pasado en usted como mujer?
María José Celemín - Lina María Adelaida Espinal Mejía - Opinión
Lina María Adelaida Espinal Mejía

LINA&ASOCIADOS cultura, desarrollo y bienestar SAS
Empresa dedicada al desarrollo del ser humano
Presentó en el Congreso Mundial Teresiano "Teresa de Jesús, Jardinera", "el alma es un jardín"

Qué suerte haberte conocido, Mª José!!! Al leer e ir leyendo "El Dios de las Praderas verdes" aumenta la esperanza en mí. Sí La constancia en el esfuerzo cretivo y la belleza, ayudan a caminar hacia la circularidad y esa "Aldea global" en construcción. Al estar una semana en Beautiful Alamedas, se ve el inicio de un sueño que se hace realidad. Un abrazo Coonsuelo
Consuelo Amián Novales - El Dios de las Praderas Verdes - Casa Rural Beautiful Alamedas
Consuelo Amián Novales

Licenciada en Física de la Tierra

"Ejercí el magisterio en la escuela y hoy disfruto del júbilo y la experiencia que conlleva, no sin dificultades y momentos de angustia y dolor, esta tarea inmerecida. Ahora sigo cursando la asignatura - "Aprender a vivir""

"Tu proyecto requiere un esfuerzo enorme, una Fe enorme en uno mismo para poder sacar adelante una idea y hacerla fructificar. Seguro que hay otros discursos y relatos de eco-emprendedores que nos hablarán desde una perspectiva estrictamente empresarial. Valoro el coraje, la valentía de darse trabajo a sí mismos y luego generar trabajo para otros".
María José Celemín Villa del Libro Urueña
Pedro Mencía

Director de la Villa del Libro de Urueña

"Ha llegado el momento, de intentar poner en palabras lo que aconteció en el día de ayer, 15 de agosto de 2018. Diez y media de la mañana, y un reducido y alegre grupo, iba siendo acogido con humildad, calidez, cariño y confianza por nuestra anfitriona, Maria Jose Celemín. ¿Cómo “describir” aquella acogida, entre zumos, buen café y ricos dulces caseros, ecológicos, elaborados con tanto Amor y Entrega? Ya digo, hay momentos, vivencias de vida que son solo para eso, para vivirlas. Una sensación de tranquilidad, paz y bienestar respiraba aquel hermoso y dulce lugar, cuando sentados y entregados al evento, nuestra anfitriona, serena y llena de bondad, comenzó con “el sendero” del día, acompañándonos en nuestro re-encuentro con nosotr@s mism@s como PAS. Momento de autodescubrimiento y aceptación, de dejar salir, de com- prender, de Ser y Estar, dándonos cuenta con alegría, de la inmensidad de posibilidades, oportunidades que ofrece, aporta y conlleva ser una Persona Altamente Sensible. Con todo ello, inmersos en nuestras contradicciones y ambivalencias, fluimos en la reconversión de nuestra sensibilidad, siendo conscientes en nuestro propósito de vida, en la misión, que nos orienta y nos encamina a la acción. En el regocijo del Nuestro Ser, nutrida nuestra Alma, nuestro Espíritu, nutrimos agradecidos nuestro Cuerpo-Templo, con abundante, exquisita y entrañable comida ecológica, especialmente preparada para nosotros. Deseaba previo al evento, que su enfoque fuera, salir, huir de la excusa para/en la queja, el pretexto, la justificación, en definitiva ser víctima de la propia vida y nuestra falta de responsabilidad por cambiar, o de sentir que tenemos una etiqueta y que, por ello, formamos un grupo, un gueto, que “debe” estar unido en la autocompasión ; y me siento agradecida de que, gracias al firme, respetuoso y profesional trabajo de coordinación de María José Celemín, se ha comenzado a caminar por el sendero de la trasformación personal, hacia el gozo de la plenitud que pertenece al Ser y Humano" Inmenso, espectacular, sublime y elevado culmen de la jornada, el concierto de Pedro Burruezo y sus compañer@s. GRACIAS. GRACIAS. GRACIAS. LA PAZ ETERNA CONTIGO, HERMAN@!!!!!!
Personas Altamente Sensibles Valladolid, Salamanca
María José

Salamanca, 49

"Gracias por cruzarte en mi camino. Aprecié el esfuerzo y la dedicación que hay detrás de este evento y se que es fruto de muchísimas horas de estudio, y de ilusión. Enhorabuena!!!! Sólo indicar que se podría mirar la posibilidad de que los encuentros fueran de todo el fin de semana con alojamiento incluido, para tener ratos de desconexión, debido a la intensidad de los mismos. Empiezo a dar pasos en firme a mi ritmo y eres mi Modelo Inspiracional. Gracias por dejarme aprovechar todo ese conocimiento para mi crecimiento"
Personas Altamente Sensibles - coaching Valladolid
Luz

Toro, 52, asistió al Encuentro para Personas Altamente Sensibles

Para mí fue muy importante, importantísimo, te había visto en Internet, también tu novela y nunca pensé que te iba a conocer para poder comprender en la realidad que otras vidas y otras vías son posibles.  Gracias por todo el regalo que fue ese día, por tu cercanía y confianza. Una mañana me supo a poco pero más que suficiente para continuar el trayecto personal con las directrices que se dieron tanto prácticas como espirituales. Gracias por tu generosidad, me emociona el Ser Humano auténtico, gracias a tus papás, encantadores, los músicos y todas las personas que colaboraron. Un Abrazo muy Grande, estoy en contacto con más personas de gran corazón y sensibilidad, así que todo lo que me hagas llegar lo enviaré.  Gracias por Ser
Agenda cultural Salamanca - Festival Tres Culturas Castronuño
María José, Valladolid, 49

Asistió al Encuentro para Personas Altamente Sensibles

María José, ninguna casa rural como la tuya de todas las que he conocido. De nuevo, muchas gracias por todo
Casas Rurales con encanto Valladolid - Beautiful Alamedas
Estancia en Beautiful Alamedas

José, 52, Málaga, gerente de sistemas de energías alternativas