Suscribete a nuestro boletín

Recibe por correo electrónico todas las novedades sobre María José Celemín

Un Hombre Refinado

 

CARTA DEL 26 DE MAYO

Querida abuela: 26 de mayo del 2000

"Esta mañana, como hechizada por aquel lugar, volví a dejarme conducir hasta los jardines de La Granja. Como si aquélla fuera la cita más importante del día. A las ocho, el sol iluminaba el cielo azul claro haciendo una de esas mañanas en las que todo parece renacer: los ruiseñores cantaban alegres y hacían piruetas en el aire como si dibujaran guirnaldas de una gran tarta nupcial. A ambos lados de la carretera los prados se remansan y hay vacas pastando. Las piedras de la sierra asoman a la superficie de la tierra recordando que el páramo ha quedado atrás. Cuando llegué al Palacio encontré otra vez la puerta abierta. Atravesé el jardín geométrico y la Fuente de la Fama y fui directa a la calle Valsaín. Los ruiseñores llenaban la mañana fresca de melodía, y me quedé. Cerré los ojos. Di gracias al Señor por estar allí de nuevo y subí otra vez las glorietas. Crucé la calle Valsaín y llegué hasta un arroyuelo de agua cristalina que mana corriente abajo. Alrededor, todo el suelo está cubierto de hojas y unas flores de un color lila intenso asoman sus pétalos. Son tan luminosos que parecen emitir luz propia. Troncos gigantes se apostan a lo largo del arroyo y sumergen sus raíces en la tierra como las garras de rapaces. Y, como el musgo trepa hasta sus tobillos, da la sensación de que llevan calcetines verdes. Es tal la frondosidad del lugar que, cuando el sol sale y se cuela entre las miles de ramas, dibuja sobre la arena un laberinto de sombras. Pinos colosales, coquetos y orgullosos, extienden sus exuberantes ramas, como si fueran las plumas de un pavo real. Y otros más pequeños se diseminan entre la poca superficie que queda libre. Y, como ayer, algunas nubes grises coronaron el palacio. Crucé otra vez la calle Valsaín y bajé de nuevo por las glorietas de setos y allí, en silencio y acompañada de los trinos de los miles de ruiseñores y golondrinas, di gracias otra vez al Señor por todas las bondades que Él nos envía. Le di gracias por tener a papá, a mamá y a Cosa Bonita. Y, de nuevo, sentí el privilegio de haber sido tocada por Él. Gracias a tu intermediación. Le pedí que no me abandonara nunca y que, en todo momento me guiara. Que me diera las luces para mantenerme serena de camino hacia mi meta. Disfrutando, también, de las flores que durante el trayecto vaya encontrando. Le pedí que me ayudara a resolver con sabiduría las vicisitudes y los contratiempos que surjan en este trabajo. Y, cuando estoy con el Señor a solas, siento que nada puede pasarme. Porque Él está conmigo. En el Espíritu y en el Cuerpo. Le pido que, si la desesperación me pudiera tentar en algún momento, Él me insufle todo su poder y su aliento, y me coja con sus brazos amorosos; me abrace y me proteja. Se lo pedí con una Fe Grande para que mis súplicas, aquí abajo, llegaran a sus oídos, Allá Arriba. Cuando terminé aquel rato de oración, caminé en dirección al palacio. Las nubes seguían coronándolo. Y, cuando el sol salió, los colores verdes del follaje cobraron una intensidad inusitada y se deshicieron en multitud de tonalidades y gamas. Pensé que ningún habitante de aquel lugar mágico podía perderse semejante espectáculo. Al fondo, los pinos colosales seguían manteniendo en equilibrio sus ramas horizontales exhibiéndolas como las reinas de un carnaval. Y sus ramajes, de un verde más oscuro, contrastaban con los otros, cuyas hojas, atravesadas por los rayos del sol, se tornaban a un verde más claro y más intenso y encendido. Los troncos, marrón oscuro, se alzan en vertical para sostener toda aquella opulencia. Al caminar hacia el palacio y, entre la espesura, emergió como un ser vivo una Venus de mármol. Llegué hasta la Fuente de la Fama. Subí por las escaleras que dan a la calle de Valsaín. El sol bosquejaba en el suelo las sombras del ramaje. Dejé a mi izquierda la Fuente de los Dragones Altos pasando por la calle Centella. Y así, como una centella, dejé el lugar, pues ya se me venía la hora encima en la que debía hacer la presentación.
Sé que el Señor nunca abandona. Y así ha sucedido. Al llegar a la oficina, Mauro había preparado a los gestores y al resto de la oficina para que les hablara de la banca electrónica. Mauro ha sido servicial, amable, atento. No parece pertenecer a este banco. Sus formas son refinadas y su trato ameno y, en todo momento, ha tratado de hacerme sentir acogida. Más que una presentación de empresa parecía el recibimiento hospitalario de un hogar cálido. Decididamente, esta oficina es como un islote en un mar de tiburones. He experimentado una extraña sensación de estar a salvo. Como si el mundo de Valladolid y el de éste fuesen diferentes y casi opuestos. Este lugar, desde mi llegada, está bendecido de una forma singular. Los gestores se han quedado satisfechos con la explicación que les he dado. La elaboración de la presentación me llevó ayer hasta la una de la madrugada. Y, ahora, mientras te escribo estas letras me derrito en bostezos. A cambio, a este cansancio se une un regocijo interior y un gran alivio. Y esta alegría rebosa tanto mi ánimo que, aunque alcanzada por el sueño, aquí vengo para darte las gracias y decirte que el Señor ha escuchado mi plegaria. No hay nada que a Él se le resista. No encontré respuesta adecuada para algunas de las preguntas de los gestores. Sin embargo, Mauro, hábilmente, las ha disculpado, desviando su resolución a otra reunión que hemos fijado para dentro de quince días. A decir verdad, estoy deseando de que ese momento llegue y de evitar la oficina de Valladolid. El conocimiento de Mauro abre, irremediablemente, una etapa nueva. Y me da esperanza para continuar en este banco y no perder mi puesto. Cuando acabé la presentación, él me dio las gracias en nombre de todos. Yo estaba tan emocionada que no sabía cómo agradecerle la posibilidad que me había brindado de entrar en contacto con la oficina. Este hombre, elegante y discreto, parece distanciarse en mucho del resto de las oficinas. Y no acierto a definir si esta natural distinción es sólo una pose que pudiera enmascarar un corazón mezquino y duro; ruin y diabólico, o si de verdad, esta superioridad pudiera apuntar a la esencia de un alma bondadosa que, a fuerza de hacer uso de la virtud, ha sabido permanecer en estas aguas fecales y brillar por sí mismo como una flor de loto. Si se tratase del primer caso, entonces, ampáreme Dios y manténgame lejos de este ser maligno. Que ya tengo yo experiencia harta de quien, en una primera instancia, muestran los encantos de un alma pura y, a la postre y sin previo aviso, se despojan de esa piel engañosa y muestran su verdadero ser emponzoñado. Y ahora, entonces, vengo a darle gracias a Él por haberme enviado las duras pruebas del pasado para que, en el presente y conociendo el percal, yo me guarde de estar confiada con este tipo de hechiceros y bribones. He de estar vigilante, precavida y en estado de gracia y de oración. Para que mi alma se una a Él y no entregue el aroma de sus rosas a quien no sabe recibirlo. Para que las determinaciones de mi espíritu sean sólo buenas y llenas de sabiduría. Con el único deseo de que mi espíritu se llene del Amor místico de Nuestro Dios, de su poder y de su conocimiento.
Gracias, abuela, por todo".

Párrafo extraído del Capítulo Cuarto "Carta del 26 de Mayo" de la Cuarta Parte "Cartas a la Abuela".

Añadir nuevo comentario

Lo que dicen de nosotros

Gracias a ti Mª José por unos días inolvidables en Beautiful Alamedas y el Festival Tres Culturas Castronuño, eres una mujer maravillosa, me ha encantado conocerte, tu entusiasmo, tus ganas de comerte el mundo, eres muy inspiradora!!!! Un abrazo enorme, espero verte pronto!
María José Celemín - Virginia Joëlle López Claessens - Opinión
Virginia Joëlle López Claessens

Bailarina y empresaria
Cia. Un Sol Traç
Ha participado en los espectáculos "Itimad" y "Auto Sufi Ciencia"

En la jornada del miércoles pudimos recorrer las múltiples facetas que Teresa ha inspirado a académicos de diversos campos. Ponencias como la del Dr. Hernando Uribe, profesor de la Universidad Pontificia Bolivariana de Colombia sobre “Las Moradas, un trato magistral de revelación y fe” o la propuesta más exótica y atrevida de la escritora María José Celemín sobre “Santa Teresa a la luz de los arquetipos femeninos griegos: Hestia, Afrodita y Atenea”, han sido de las más reconocidas por los asistentes.
María José Celemín - Fundación V Centenario - Opinión
Los que quieran encontrar un poco de paz en el mundo actual… pueden visitar Beautiful Alamedas y reconciliarse con el Universo.
María José Celemín -Pedro Burruezo - Opinión
Pedro Burruezo

Músico, cantante y compositor
Director de The Ecologist
Responsable de redacción y contenidos BioCultura

Me queda una inquietud y una curiosidad. Después de haber hecho este estudio tan hermoso, ¿qué ha pasado en usted como mujer?
María José Celemín - Lina María Adelaida Espinal Mejía - Opinión
Lina María Adelaida Espinal Mejía

LINA&ASOCIADOS cultura, desarrollo y bienestar SAS
Empresa dedicada al desarrollo del ser humano
Presentó en el Congreso Mundial Teresiano "Teresa de Jesús, Jardinera", "el alma es un jardín"

Qué suerte haberte conocido, Mª José!!! Al leer e ir leyendo "El Dios de las Praderas verdes" aumenta la esperanza en mí. Sí La constancia en el esfuerzo cretivo y la belleza, ayudan a caminar hacia la circularidad y esa "Aldea global" en construcción. Al estar una semana en Beautiful Alamedas, se ve el inicio de un sueño que se hace realidad. Un abrazo Coonsuelo
Consuelo Amián Novales - El Dios de las Praderas Verdes - Casa Rural Beautiful Alamedas
Consuelo Amián Novales

Licenciada en Física de la Tierra

"Ejercí el magisterio en la escuela y hoy disfruto del júbilo y la experiencia que conlleva, no sin dificultades y momentos de angustia y dolor, esta tarea inmerecida. Ahora sigo cursando la asignatura - "Aprender a vivir""

"Tu proyecto requiere un esfuerzo enorme, una Fe enorme en uno mismo para poder sacar adelante una idea y hacerla fructificar. Seguro que hay otros discursos y relatos de eco-emprendedores que nos hablarán desde una perspectiva estrictamente empresarial. Valoro el coraje, la valentía de darse trabajo a sí mismos y luego generar trabajo para otros".
María José Celemín Villa del Libro Urueña
Pedro Mencía

Director de la Villa del Libro de Urueña

"Ha llegado el momento, de intentar poner en palabras lo que aconteció en el día de ayer, 15 de agosto de 2018. Diez y media de la mañana, y un reducido y alegre grupo, iba siendo acogido con humildad, calidez, cariño y confianza por nuestra anfitriona, Maria Jose Celemín. ¿Cómo “describir” aquella acogida, entre zumos, buen café y ricos dulces caseros, ecológicos, elaborados con tanto Amor y Entrega? Ya digo, hay momentos, vivencias de vida que son solo para eso, para vivirlas. Una sensación de tranquilidad, paz y bienestar respiraba aquel hermoso y dulce lugar, cuando sentados y entregados al evento, nuestra anfitriona, serena y llena de bondad, comenzó con “el sendero” del día, acompañándonos en nuestro re-encuentro con nosotr@s mism@s como PAS. Momento de autodescubrimiento y aceptación, de dejar salir, de com- prender, de Ser y Estar, dándonos cuenta con alegría, de la inmensidad de posibilidades, oportunidades que ofrece, aporta y conlleva ser una Persona Altamente Sensible. Con todo ello, inmersos en nuestras contradicciones y ambivalencias, fluimos en la reconversión de nuestra sensibilidad, siendo conscientes en nuestro propósito de vida, en la misión, que nos orienta y nos encamina a la acción. En el regocijo del Nuestro Ser, nutrida nuestra Alma, nuestro Espíritu, nutrimos agradecidos nuestro Cuerpo-Templo, con abundante, exquisita y entrañable comida ecológica, especialmente preparada para nosotros. Deseaba previo al evento, que su enfoque fuera, salir, huir de la excusa para/en la queja, el pretexto, la justificación, en definitiva ser víctima de la propia vida y nuestra falta de responsabilidad por cambiar, o de sentir que tenemos una etiqueta y que, por ello, formamos un grupo, un gueto, que “debe” estar unido en la autocompasión ; y me siento agradecida de que, gracias al firme, respetuoso y profesional trabajo de coordinación de María José Celemín, se ha comenzado a caminar por el sendero de la trasformación personal, hacia el gozo de la plenitud que pertenece al Ser y Humano" Inmenso, espectacular, sublime y elevado culmen de la jornada, el concierto de Pedro Burruezo y sus compañer@s. GRACIAS. GRACIAS. GRACIAS. LA PAZ ETERNA CONTIGO, HERMAN@!!!!!!
Personas Altamente Sensibles Valladolid, Salamanca
María José

Salamanca, 49

"Gracias por cruzarte en mi camino. Aprecié el esfuerzo y la dedicación que hay detrás de este evento y se que es fruto de muchísimas horas de estudio, y de ilusión. Enhorabuena!!!! Sólo indicar que se podría mirar la posibilidad de que los encuentros fueran de todo el fin de semana con alojamiento incluido, para tener ratos de desconexión, debido a la intensidad de los mismos. Empiezo a dar pasos en firme a mi ritmo y eres mi Modelo Inspiracional. Gracias por dejarme aprovechar todo ese conocimiento para mi crecimiento"
Personas Altamente Sensibles - coaching Valladolid
Luz

Toro, 52, asistió al Encuentro para Personas Altamente Sensibles

Para mí fue muy importante, importantísimo, te había visto en Internet, también tu novela y nunca pensé que te iba a conocer para poder comprender en la realidad que otras vidas y otras vías son posibles.  Gracias por todo el regalo que fue ese día, por tu cercanía y confianza. Una mañana me supo a poco pero más que suficiente para continuar el trayecto personal con las directrices que se dieron tanto prácticas como espirituales. Gracias por tu generosidad, me emociona el Ser Humano auténtico, gracias a tus papás, encantadores, los músicos y todas las personas que colaboraron. Un Abrazo muy Grande, estoy en contacto con más personas de gran corazón y sensibilidad, así que todo lo que me hagas llegar lo enviaré.  Gracias por Ser
Agenda cultural Salamanca - Festival Tres Culturas Castronuño
María José, Valladolid, 49

Asistió al Encuentro para Personas Altamente Sensibles

María José, ninguna casa rural como la tuya de todas las que he conocido. De nuevo, muchas gracias por todo
Casas Rurales con encanto Valladolid - Beautiful Alamedas
Estancia en Beautiful Alamedas

José, 52, Málaga, gerente de sistemas de energías alternativas